¿De qué siven los grandes descubrimientos si no existen medios para hacerlos accesibles a todos?

Humboldt, A.

Berlin, 25 de febrero de 1789

sábado, 28 de abril de 2007

SOLUCION CONTRA LA DESERTIFICACION

Un investigador de la Universidad de Valladolid propone una solución contra la desertificación
Medio Ambiente


Investigadores españoles perfeccionan un método para evitar la desertificación de los terrenos deforestados, un proceso de degradación que no sólo afecta a las regiones más áridas del planeta sino también a las zonas semiáridas o de clima seco subhúmedo de España. "Frente a este problema, se apuesta por el proceso contrario, es decir, la oasificación", afirma Andrés Martínez de Azagra, autor de un estudio publicado en el último número de la revista Investigación agraria: Sistemas y recursos forestales.

El término oasificación es un neologismo acuñado por Martínez de Azagra. "Lo elegimos por sus connotaciones positivas en la dura lucha contra la desertificación", aclara este investigador de la Universidad de Valladolid. Pero no tiene que ver con la formación de un oasis, sino con dotar a la ladera que ha perdido su vegetación forestal con estructuras de tierra que le ayuden retener y filtrar el agua de las precipitaciones.
Una de las claves en el proceso de desertificación es que, cuando se producen lluvias torrenciales, el agua corre hacia abajo de la ladera arrastrando los nutrientes y deteriorando la estructura del suelo. Desde la Antigüedad se han usado remedios como adaptar el terreno formando terrazas, que retienen esa agua de escorrentía, en las zonas donde escasean las lluvias. Pero Martínez de Azagra explica en su investigación que la solución va más allá de mejorar las condiciones de humedad del suelo.
Trampas para los nutrientes
El método propuesto consiste en crear unas "trampas" que además de frenar al agua evitan la fuga de nutrientes y mantienen la estructura del suelo. Esas trampas consisten en excavar microcuencas, formando un área que recoge la escorrentía y otra que evita que siga corriendo ladera abajo. Preparar el terreno es sólo el primer paso. El siguiente consiste en la introducción de plantas adecuadas, que al crecer forman un manto que protege al suelo de la erosión y además le proporciona materia orgánica, haciéndolo más fértil.En su investigación, Martínez de Azagra utiliza unas ecuaciones para calcular la disponibilidad del agua, teniendo en cuenta las precipitaciones, la evaporación, el agua que llega pendiente abajo, la que continúa bajando y la que se filtra y queda en el terreno, que es la que interesa optimizar. Con ese modelo teórico ha analizado y comparado las diferentes técnicas de reforestación usadas en España.
Martínez de Azagra advierte que la restauración del terreno "debe diseñarse con unos criterios basados en la economía del agua, para evitar impactos ambientales excesivos y el incremento innecesario de los costes de ejecución". También recuerda que el objetivo siempre debe ser aumentar la supervivencia de la vegetación repoblada y, a la vez, alterar lo mínimo posible el relieve del terreno.




***************************ReferenciasA. Martínez de Azagra."Oasificación: a forest solution to many problems of desertificación" Invest Agrar: Sist Recur For. 13(3) 437-442 (2004)

Notas


Andrés Martínez de Azagra es investigador en la Unidad de Hidráulica e Hidrología de la Universidad de Valladolid, en la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia.

La revista Investigación agraria: Sistemas y recursos forestales publica avances en el conocimiento o a una mejor comprensión teórica o práctica de los problemas, incluidos los de economía, relacionados con la existencia y gestión de los sistemas y recursos forestales, así como con el aprovechamiento y transformación de sus productos
Contacto
Andrés Martínez de Azagra
979108358
enlace